NO PODÉS...


No podés seguir despreciando a tu cuerpo

y a tu alma.

Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN