LOS LECTORES QUE NO TUVIMOS


LOS LECTORES QUE NO TUVIMOS




En el futuro

tal vez aguarden nuestros lectores,

los lectores que no tuvimos.



La literatura 

ha expandido las fronteras naturales 

de la vida y de la muerte, porque

no hace falta que nos conformemos

con las mediocridades circundantes,

podemos

dialogar con muertos que valen la pena

y no perder el tiempo con "vivos" 

que están, literalmente, muertos.



Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN