PASTO


PASTO

Yo que no estoy muerto estoy muerto.

-Yo defiendo la vida, pero eso no significa que participe de ella.-

Yo que no estoy muerto estoy muerto.

(Por momentos, el humo y la sombra atacan mi juventud

así como esta juventud arremete contra la metáfora...)

Yo que no estoy muerto estoy muerto

por momentos seguramente

y no es una jactancia de quietud

a veces los muertos están vivos

y a veces los vivos estamos muertos y sepultados.

Yo que defiendo la vida

a veces arrastro mi pesado cajón por las veredas,

mi féretro barato

con olor a pasto sudamericano.



Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN