BELLEZA, DUEÑA Y SEÑORA MÍA...




BELLEZA, DUEÑA Y SEÑORA MÍA... 

Belleza, Dueña y Señora mía,
Inútil y misteriosa nave inmortal,
Cielo de los poetas: 

¿Ilusión o engaño? Qué más da.
Solo por tí toleramos el mundo.

Oh Belleza, 
¿Acaso no eres el único misterio?
Tú eres la fe misma.


Solo por tí sufrimos:
Tú eres lo único que se pierde.

En la Naturaleza o en el Arte,
Donde quiera que te encuentres,
Tu sola sostienes –y justificas- este mundo
Hecho de aberraciones.

(Los artistas en vano pretenden emular
Lo que la Naturaleza prodiga sin esfuerzo.)

Oh Belleza,
-Sagrada fuente de las fiestas galantes,
Oh epifanía-
Tú eres la esencia del dolor y del placer.

Belleza, Dueña y Señora mía,
Inútil y misteriosa nave inmortal,
Cielo de los poetas: 

¿Ilusión o engaño? ¡Qué más da!
¡Solo por tí toleramos el mundo!




Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN