TROLEBUSERAS


TROLEBUSERAS
Si te explota una empresa,
una cúpula sindical -corrupta y vendida-,
o el Intendente (y el Gobernador y el Presidente),

o todos ellos juntos… ¡Da lo mismo!

Porque lo importante es que te explotan
y te ofrecen salarios a la baja
de la inflación (lo cual es un robo.)

Eso entendieron los choferes de Córdoba esta semana
y no importa si se viene otro Cordobazo
 o no se viene otro Cordobazo,
¡porque el Cordobazo va por dentro, amigos!
En el corazón de cada persona.

Lamentablemente,
los Medios (de la oligarquía, de la élite, de la minoría, de los conglomerados)
monopólicos (de los bancos, de los faraones, de Mr Burns o como quieran llamarle)
-pagados con los impuestos de cada uno de nosotros
mediante la pauta publicitaria
de la Intendencia, el Gobierno y de las propias empresas 
en cuestión- han hecho bien su trabajo de lavar cerebros...

Y el trabajador se ha puesto en contra del trabajador
y el empleado se ha puesto en contra del empleado
y el desocupado se ha puesto en contra del desocupado
y el estudiante se ha puesto en contra del estudiante
y el jubilado se ha puesto en contra del jubilado
y el maestro se ha puesto en contra del maestro
y el usuario se ha puesto en contra del usuario
y el ciudadano se ha puesto en contra del ciudadano
y el chofer se ha puesto en contra de los choferes...

Pero, tarde o temprano, amigos,
tenemos que entender que si estamos realmente de acuerdo
en que no es justo que un 1% 
posea la mitad de la riqueza 
de este planeta 
(al que están destruyendo irreversiblemente...)
¡Entonces tenemos que apoyar a los choferes en su lucha!

Aunque muchas veces nos dejen a pata,
aunque algunos echen moco,
aunque algunos estén tan alienados y embrutecidos
como cualquier otro trabajador maquinizado
-y tan estresados como cualquiera de nosotros-…
¡Aun así debemos apoyarlos en su lucha!

(A ese colectivero
que una vez nos alzó a mitad de cuadra
o que pidió el asiento para una mujer embarazada
porque nadie se lo daba…)

Este Cordobazo es singular
porque no solo lo han protagonizado los choferes rasos
-totalmente huérfanos 
de sus (supuestos) “representantes” 
a nivel nacional-,
sino que además lo han liderado las mujeres trolebuseras.
O sea, que es un triunfo de las mujeres también.

Tenemos que apoyar a los choferes en su lucha
porque lo importante es tomar Conciencia...
(¡Y tomar partido, Señores!)

Tomar partido por lo que está bien
y por lo que es más justo.

Porque si vulneran el único derecho
que tienen los trabajadores a protestar, a parar
y a hacer huelga… ¿En qué se diferencia esto de la esclavitud?

Si estás ganando poco, no sientas envidia;
si te quedaste sin trabajo, no sientas envidia;
si tu industria no tiene gremio
ni derechos reconocidos todavía no sientas envidia;
si tu negocio se fundió no sientas envidia.

Mejor preguntate cuál es la causa
y organizate.

Tomá el ejemplo
de los choferes y de las mujeres “trolebuseras”
que no se quedaron en su casa esperando
a que Macri, el Gobernador y el Intendente Mestre 
les aumente el sueldo.

Desde siempre el tema del Transporte fue el mismo.

Unos empresarios y unos políticos hacen la transa
para apropiarse de este servicio imprescindible
mediante el famoso “llamado a licitación”.
Luego, dicen que el servicio “da pérdida”(¡!)
y encima "salvan" a la empresa subsidiándola
con dinero de nuestros impuestos.

Y así
los usuarios y los trabajadores
quedamos de rehenes
de los mismos garcas de siempre:
unos empresarios
cuya única ley es "todo para nosotros, nada para los demás"
y unos políticos -que son sus marionetas
y con quienes se confunden

porque se han asociado-. 

Pero a vos los Medios te quieren convencer
de que la culpa la tienen los empleados
porque son "vagos"
(y los sindicalistas o delegados que protestan
 porque son "montoneros" o “terroristas.”)

Y así te aumentan el boleto cuando quieren
y te brindan un servicio pésimo.

Pero
las ganancias
y los beneficios son para ellos.

Como dijo Yupanqui:
Las penas son de nosotros
Las vaquitas son ajenas

Y también:
¡En las arenas bailan los remolinos!





Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN