FANTASMAS



FANTASMAS
                           
Nuestro amor ciego
superior a la psiquiatría,

nuestra devoción intacta
a tu carácter, a tus hazañas,

nuestra imagen: tu fruto,
tu espejo, tu eco...

Nuestra indiferencia
culpable, nuestros méritos
menores (en comparación
a los tuyos),

nuestro idealismo
ingenuo frente a tu realismo
auténtico -y lomo negro-,

nuestra contemplación impávida
de tu fortaleza callada,
de tu agonía estoica...

Nuestros fantasmas de tu muerte,
nuestro miedo a que nos dejaras

a solas con tu ausencia.


                                                                                                                            


                                                                                                                        /A Mercedes Lucero de Bogaert/


Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN