BAUDELAIRE

BAUDELAIRE
Todas tus palabras son divinas,
tus visiones no podían ser sino, 
aunque geniales, aborrecibles muestras de la decadencia.

Ahora
eres el Presente.



Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN