EL SEÑOR POLLOSKY


EL SEÑOR POLLOSKY gauchipolítico
para Adrián 

I

Cuéntase de un hombre rico
Que por educar a su hijo de la mejor manera
Nunca le reveló sino hasta muy tarde
de sus posesiones, para asegurarse
que estuviera interiormente preparado  
para recibir semejante herencia...

El señor Pollosky, que así se llamaba,
Vivia sin ostentación de su aparente empleo;
Pese a ello, pudo darle a su hijo educación,
Aunque sin inmiscuirse en sus decisiones 
Sino otorgándole toda la libertad 
De elección...

Don Pollosky no declaró sino tardíamente 
Su patrimonio (propiedades, acciones y 
Empresas a lo largo y ancho del país...)

Don Pollosky,
Que además de ser rico
Conocía el valor del dinero,

Sabía muy bien que no solo la cantidad era importante, 
Sino también el para qué se utilizaba, y a quienes favorecía...
Sabía asimismo que el dinero corrompía a las personas,
Por eso se mantuvo en silencio 
Para que en la víspera de su partida 
Su hijo supiera lo mucho que costaba ganárselo

Honradamente…

II

Por su parte, Gonzalo, que había creído en la modestia de su padre, no demoró -en un país de caudillos- en hacerse peronista, y ya en la universidad pública evolucionó hacia la militancia socialista...

Su vida la entregó de lleno a su profesión artística y a combatir al Capital, en medio de necesidades típicas de un joven de clase media...

Con el paso de los años, y a medida que su padre envejecía en la virtual moderación, las convicciones de Gonzalo se consolidaban. 

Sobre todo por el contraste que- según interpretaba- había entre el conjunto de los trabajadores por un lado, y los empresarios, funcionarios y sindicalistas, por el otro, quienes, según él, amasaban fortunas a costillas de los primeros...

En el ocaso de su edad el señor Pollosky decidió revelar la verdad de su fortuna y de la herencia familiar a Gonzalo, quien se encontraba en la mitad del camino de la vida...

Gonzalo, que había dedicado sus últimos años a fomentar el cooperativismo y la restitución de fábricas, recibió el mandato de administrar firmemente los activos de su padre.





Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN