OFELIA


OFELIA
a Dolores 

No hubo una sola noche en que dejara de pensar en ti. 

No hubo un instante acaso en que dejara de pensar en ti. 

Y sentir en ti. 

¿Acaso eres un dios? 

¿Acaso estoy locx? 

No hubo una sola noche 

durante años en que no te recordara. 

Mientras tanto, ocurría la vida. 

De todos modos, ocurría la vida. 

Ahora soy el futuro, el presente y el pasado. 

Mi corazón intenta abrir un espacio irremediable. 

Los pulsos de mis brazos responden a tus llamadas. 

Esto no es un mero sentimiento me digo a veces. 

Esto es solo una obsesión, me pregunto. 

Tal vez, pero no importa, eso no cambia las cosas.


Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN