EL POEMA DEL OLVIDO




EL POEMA DEL OLVIDO

Y te vi 
en todo tu esplendor:  
tu cuerpo era inconmensurable.

Eras mucha mujer 
para un solo hombre deshabitado.

(Un canto de sirena para enamorar.)

Las luces de la mañana
inundaban el cuarto 

me demorabas 
en la vigilia 

y deliberadamente me hundía en tu libertad 
sin pasado. 

Bailamos lento, 
nos recostamos en un sillón ajeno. 


Escribimos el poema del olvido.


Valía la pena 


morir la vida 
lentamente. 







                                          Imagen: La Venus de Milo, de Omár Ortiz


                                        






Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN