RÉQUIEM BÁRBARO para José María Arguedas




RÉQUIEM BÁRBARO
para José María Arguedas

¡Dichoso aquel que posee un arma
para volarse la tapa de los sesos!

Antes me dolía el alma
y ahora me duelen los huesos...

Dichoso aquel que posee un arma
para botarse de este mundo
(que no vale la pena.)

Antes me dolía el amor
y ahora me duelen los besos...

¡Dichoso aquel
que no envejece,
oh dichoso aquel!

Y qué importa la memoria,
el olvido o el reconocimiento

si la muerte avanza, silenciosa,
sobre las células vencidas,

y qué importa la vana batalla
de los mezquinos espacios
si los justos nunca ganan... 

Oh,

¡dichoso aquel que posee un arma
para volarse la tapa de los sesos!




Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN