CURSILERÍAS EN PROSA


CURSILERÍAS EN PROSA


Estoy profundamente decepcionado de muchos escritores en prosa, de los llamados  "jóvenes narradores" específicamente. En la gran mayoría de las entrevistas y comentarios que hacen se nota un esfuerzo desmedido por parecer interesantes, no responden directamente las preguntas sino que improvisan historias o respuestas terriblemente cursis, los poetas hemos sido acusados por ellos durante años de cursilería (y lo que en realidad ocurría era su incapacidad de leer y disfrutar de la poesía); en fin, nos han enrostrado su propia limitación personal, y ahora sucede que ellos -que cuentan con un mercado y una industria donde pueden darse el lujo de brindar entrevistas una vez al mes- se la pasan diciendo cursilerías. Aunque en prosa, eso sí.

Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN