UNA MUJER DECÍA QUE ME AMABA...




UNA MUJER DECÍA QUE ME AMABA...

Una mujer decía que me amaba
pero después con animosidad
actuaba, y luego con tonta maldad 
jugaba a la niña que se vengaba,

de su locura y de sus fantasmas
del pasado a mí, si, me hacía cargo
(de su triste familia trago amargo
que yo gratis me bebía: fantasmas

de abandono.) Encima ella se jactaba
de poseer herramientas de pareja,
se hacía la madura la pendeja

y así me destruyó el alma. La taba
salió culo, y yo que me hacía el canchero
terminé a los tumbos, menos que cero.







                                                                                       


Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN