ALONE, de Edgar Allan Poe




 ALONE de Edgar Allan Poe

Desde la hora de mi infancia no he sido
como los otros eran, no he mirado como los demás
miraban; no pude extraer mis pasiones
de una Primavera común.

De la misma fuente no he tomado mi tristeza,
no pude despertar mi corazón a la alegría
con el mismo tono, y todo lo que amé
lo amé solo.

Entonces -en mi infancia, en la mañana
de una vida aún más tormentosa- se dibujó
en cada profundidad del Bien y del Mal
el Misterio que me ata todavía:

Desde el torrente/ o de la fuente,
desde el rojo acantilado/ o de la montaña,
desde el sol que rodó a mi alrededor
con su otoñal tinte de oro...

Desde el rayo del cielo
que pasó rozando mi costado,
desde el trueno
y la tormenta

y la nube
que tomó la forma
-cuando el resto del cielo era azul-
de un Demonio ante mi vista.

**
Edgard Allan Poe (1809-1949)

-Versión libre de Gabriel Marco-

Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN