UN EJERCICIO DE NOCTURNIDAD...


Un ejercicio de nocturnidad,
un ejercicio de bohemia
y autodestrucción.


Por mi corazón pasan las tinieblas.

Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN