FUTURO


FUTURO

En una época muy muy lejana 

nadie podrá reclamar por nada

porque no habrá personas del otro lado.



En un futuro lejano 

solo habrá cuentas bancarias,

máquinas funcionando en automático, 

pero ninguna persona del otro lado de la línea,

y las máquinas serán indiferentes 

como se supone que deben ser las máquinas.


Entradas populares de este blog

24M. LA MARCHA QUE NO EXISTIÓ (para La Voz del Interior)

¡Dame un papel, Caputo!

CUANDO ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN